El miedo a hablar en público es uno de los signos de ansiedad que pueden tener personas que se vayan a enfrentar a una presentación frente a una audiencia, ya sea a nivel laboral, personal o profesional. Algunos incluso pueden llegar a abandonar con el fin de evitar situaciones nerviosas como estas, por eso te he traído estos 3 consejos que te ayudarán a perder tu miedo y convertirte en un mejor orador.

1- Analiza la razón de tu miedo a hablar en público

El primer paso para empezar a desprenderte de miedo escénico es determinar la razón que está provocando tu miedo a hablar en público. A mi parecer, la más común de todas las razones es el famoso miedo al “qué dirán”.

Considerar qué pensarán las personas de ti cuando vayas realizar una presentación, pensar que estar expuesto a tantas personas te hace vulnerable, creer en la posibilidad de que se reirán de ti o pensar negativamente sobre lo que podría pasar, es una de las primeras cosas que podría venir a tu mente cuando tu miedo se activa. Si este es tu caso, te recomiendo que aprendas a cómo posicionarte como experto, te resolverá todas las dudas.

Esos conceptos son los principales que debes combatir y de esta forma ir superando poco a poco la exposición al público. Recuerda, debes tener voluntad para querer trabajar en ellos porque no existen consejos milagrosos para que tu miedo desaparezca de la noche a la mañana.

2- Intenta hacer lo que más activa tu miedo

Nunca lograrás superar un miedo si no lo enfrentas. El miedo a hablar en público se supera haciendo exactamente eso, sin embargo, mi consejo es que lo intentes de una manera más sutil y privada en lugar de hacerlo en entornos repletos de personas que sin duda podrían generarte más ansiedad.

Uno de los ejercicios que siempre recomiendo es intentar hacerlo cada vez que tengas la oportunidad. Puedes levantar la mano en clase y hacerle alguna pregunta a tu profesor cuando te surja alguna duda, en tu trabajo mientras te encuentres en una reunión o en tu tiempo de descanso, en alguna reunión familiar, cuando estés celebración con tus amigos; realmente las situaciones son infinitas.

Estos momentos fortalecerán tu confianza cuando hables frente a varias personas, te impulsarán a salir de tu zona de confort y lo más importante, a exponerte, algo que indudablemente te ayudará a entender que hablar público no está mal, y a soltar tu miedo a ridiculizarte o comprender cómo puedes manejar alguna situación si te responden de manera inesperada.

3- Sé el portavoz

En muchas situaciones de nuestra vida diaria se presentan opciones, oportunidades u obligaciones en las que hacemos trabajos en equipo. Circunstancias como estas van a hacer que estemos formando parte de un grupo de trabajo y llegará el momento en el que tocará escoger a un portavoz, al líder o representante. Mi consejo en este caso es que te postules para el rol.

Si bien es algo que te de pereza o miedo, hacerlo valdrá la pena. Asumir el rol de lider de tu grupo te aportará el apoyo de tus compañeros, algo que te dará ánimo a continuar siendo su portavoz o a tomar estos roles nuevamente en el futuro, sin contar que es una de las formas de perder el miedo a hablar en público.

Además, ganas confianza, liderazgo y nuevamente, cumples tu meta principal: Te expones. El haberte propuesto como quien presente el trabajo de tu equipo es como si te hubieses motivado tú mismo a ir perdiendo el temor que sientes en estas situaciones.

Si quieres saber qué otros consejos podrían ayudarte a perder el miedo a hablar en público, te invito a ver el video que he realizado explicando consejos que te impulsarán a ser un mejor orador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *